miércoles, 10 de diciembre de 2008

Fue sin querer queriendo

3 comentarios:

ApoloDuvalis dijo...

Bastante simbólica la foto.

La vela roja no se inclinó hacia las velitas del mismo color sino hacia las de la familia del amarillo. Así mismo, buscamos no lo que nos es afín, sino justamente lo que es distinto de lo que somos...

Anónimo dijo...

Jajaja, muy buena foto. Te mando un abrazo.

Albita

Paradoja Humana dijo...

Me gustó, las fotografías de velas suelen ser cálidas, dulces, románticas, como esta. :)