lunes, 24 de octubre de 2005

Hace un mes...

Hace un mes encontré lo que estaba buscando desde hace muchos más… ¿Me encontró a mí, mejor diría? Parece cierto hasta ahora; es como si lo hubiera pedido, pues tiene todos los ingredientes que conozco ya y otros que me interesan conocer. Han sido 30 días (seguidos) con un promedio mínimo de 12 horas diarias trabajadas. El horario de entrada es calculable pero el de salida no: las gracias de firmar un contrato de “manejo y confianza”.

Mi nuevo empleo es más que un pequeño escritorio en madera con silla Rimax blanca, sin teléfono, sin Internet, sin archivadores (la empresa se va a cambiar próximamente de sede, y así justifican la no inversión en mi oficina). Es un trabajo de verdad. De esos del que nadie sabe quién lo hace o si lo hace bien o lo duro que le resulte hacerlo, pero cuya importancia sólo se conoce al final de cada día, cuando mis 47 subalternos terminan mucho más cansados que yo, y el gerente evalúa los logros alcanzados.

El día a día es poco predecible. En logística se debe contar con factores externos de los que nada se sabe hasta cuando aparecen. Ahí está la chiste: saber actuar correctamente y en el menor tiempo posible. En términos de administración, ser efectivo (eficiencia + eficacia). Desde la Ingeniería Industrial, se supone que estoy en capacidad de ofrecer algo más que esto. Es de aclarar que hasta al más brillante de los estudiantes le pasa: la teoría y la realidad en poco se asemejan. A eso, hay que sumarle que mi memoria se queda corta al tratar de recordar lo intrascendente de todas aquellas clases en las que debí poner más cuidado.

¿Y por qué estoy allí entonces? Además de lo mencionado anteriormente sobre el destino y mis breves nociones de “teoría”, lo más importante es lo que aprendí precisamente cuando no tenía trabajo: la observación, la calma, la paciencia, la atención. Cuánto agradezco cada uno de los cafés que tomé con María Lourdes Becerra, mi maestra (en todo el sentido de la palabra). Jamás hablamos de estudios de tiempos y movimientos, de programación de rutas, de bases de datos a partir de Macros en Excel… todo lo que ahora necesito, por cierto… pero sí sobre cómo es la vida y cómo debe ser la vida, aunque sea a grandes rasgos ensoñados.

Es a partir de ahí que he podido interactuar con mis empleados directos, cómo tratar a mi jefe directo, cómo discutir con mis compañeros de trabajo y cómo aguantarme más a mí mismo. ¡Claro que con esto nada voy a lograr, si no lo acompaño de curiosidad, el origen del ingenio! En el trabajo no me piden que les diga que deben ser felices en sus vidas, sino que debemos cumplir con las metas que a nivel nacional nos exigen. Pero asombrosamente esas cosas van de la mano.

No sé qué tan equivocado esté. No sé si esta sea una respuesta de un egresado javeriano. No sé si con esto pueda yo pasar del período de dos meses de prueba. Lo que me están pidiendo no lo sé hacer pero sé que puedo hacerlo. El querer y el poder se enfrentan una vez más. El inconveniente es que el tiempo sigue pasando. Y no para (trabaja más que yo). Y aprovechándose de ello, el miedo me ha visitado frecuentemente.

¿En qué terminará la cosa? ¿Continuaré en la empresa afrontando la labor cotidiana o prescindirán de mis servicios para el siguiente mes? ¿Haré lo que ellos me piden? ¿Aguantaré este ritmo del que mi zona lumbar ya dio su primera queja? ¿Regresaré a disfrutar de mi caminata diaria en el parque a las cinco de la tarde con la brisa en el rostro y una cerveza en los labios?

¡Cómo saberlo! La vida es ahora. Y mi ahora es trabajar. Eso lo intentaré. Y de lo primero, después les contaré.

5 comentarios:

ApoloDuvalis dijo...

Finalmente fuiste cazado con la ratonera del trabajo de escritorio gracias al queso del sueldo mensual. Me alegro por tu economía y porque vas a adquirir a golpes la experiencia para la que no te preparó la Universidad. Me llama poderosamente la atención que a pesar de no mostrar el hambre finalmente hayas sido el seleccionado de entre un abanico de candidatos, lo cual habla muy bien de tu integridad y lo valioso que eso resulta para tus actuales empleadores.
Me alegra también que hayas podido ubicarte porque lo que querías era un empleo y no aventurarte a montar empresa como tantos soñadores a tu alrededor.
Feliz cacería desde tu silla rimax.

Tita dijo...

Seguramente este no era el sitio deseado, pero afortunado tú que lo tienes. Tal vez pasado el mes no estes allí, pero podrás decir: "tengo experiencia... adquirida en una silla Rimax".
Todos sabemos que en este país para trabajar, se debe tener experiencia; pero como tener experiencia si no te dan el empleo por falta de experiencia?
Más aún si tienes experiencia quiere decir que eres demasiado viejo para ese empleo y hay que dejarle el lugar al joven para que adquiera experiencia.

Por eso te sugiero... consérvalo por poco tiempo. No tan poco, que no te deje una experiencia y no tanto que te vuelva un viejo insatisfecho.

Anónimo dijo...

Para adelante compadre!. Que el trasero se te haga cuadritos con esa silla. Seguí escribiendo que me gusta tu escritura.
Ed M.-

Mónica Bernal dijo...

Llego por acá vía Blogs El Clavo y le invito a que haga parte de la naciente Blogocosa Caleña. Más información en mi espacio.

Nilli dijo...

uy, parece que estas creciendo demasiado que bueno eso.