miércoles, 21 de febrero de 2007

Canje

¡Cómo es posible! Estas son las vainas que indignan a cualquiera. Cualquiera que aspire a un puesto de trabajo con méritos en demasía, pero que sobran cuando es una fina rosca lo mínimo que se necesita para alcanzarlo.

He participado en complicados procesos de selección donde la decisión está tomada previamente: ¿para qué la disfrazan con los formalismos de “la calidad”? ¿Por qué nos hacen perder el tiempo y una porción de esperanza, cuando en la primera reunión de candidatos no falta quien sobresalga por su tranquila sonrisa o su corta falda? Son tan obvios… y los otros tan miserables…

Pero este caso es el colmo. Fue una coartada muy bien planeada que se descubrió cuando los contratos ya estaban firmados y los puestos entregados. Así es, los puestos, porque aquí no hubo un beneficiario sino dos. Dos personajes que intercambiaron sus oficios como las láminas del álbum del mundial de fútbol.

Parafraseando, el canje se resume así: usted me recomienda a mí y yo a usted, de lo contrario, nos mantenemos en nuestros puestos aunque no nos aumenten la plata por quedarnos. Obviamente el cambio mejoraría la situación de ambas partes: se ganaría experiencia en el cargo y un ajuste económico compensatorio.

A se ganaba $100 en el puesto 1 y lo dejaba si y sólo si le pagaban $150 en la otra parte. Y en el puesto 2, B ganaba $50 e iba a al puesto 1 si y sólo si le pagaban $100. Este negocio se conjuró individualmente entre los directos interesados al darle la disimulada bendición al que llega. ¿Será que las empresas auspiciaron a conciencia esta sinvergüencería? ¿Qué sentido tendría? ¿O será que fueron engañadas sin saberlo? ¿Quién o qué más se ganaría jugando con las sillas?

Este hecho se develó a los pocos días de ambos nombramientos. Un cabo, un lazo y la lógica bastaban para entender esta claridad. Mientras tanto los demás candidatos confiaban en la seriedad de ambas organizaciones, aplicando a los requisitos exigidos y haciendo lo posible por vincularse humildemente por los $100 del puesto 1 y los $50 del puesto 2.

Por eso dicen que la mitad del mundo vive de la otra mitad. Pero ni siquiera esta proporción se equilibra en este caso: se aumentan las oportunidades en el lado de los vivos, distanciándose aún más de los que estamos del otro lado, viendo las injusticias de otros bobos títeres de repuesto.

9 comentarios:

paradoja humana dijo...

Mientras iba a la mitad alcancé a creer que era un caso en los que se publica primero la vacante dentro de la empresa, si allí no se cubre pues se hace pública, para efectos de clima organizacional pero llegando al final me dí cuenta de cómo era claramente.
En este momento no tengo autoridad moral para decir nada, luego te cuento por el interno porqué y pues... a seguir cultivando relaciones sociales porque entre más vivo y trabajo más me doy cuenta de que es la forma más efectiva de emplearse y hacer negocios.

César Augusto López dijo...

Muy cagada Darío. Bueno, afortunadamente no aspiro a hacer parte de ese "jueguito". Típico.

Anónimo dijo...

Como dice César, no hay que seguir con el jueguito de estos abusadores.

Gracias por darle la oportunidad a la gente de reflexionar y de ser más criticos ante tantas situaciónes desagradables que se dan y que sólo nos atrevemos a pronunciarnos o a recharzar cuando nos pasa a nosotros mismos.

María Eugenia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mealonsodeapari dijo...

comentario anterior

Mareña dijo...

Sí que pesar pero esas cosas pasan a diario y así se queje uno nadie para bolas, conozco otro caso donde la niña hace un trabajo y con un familiar, invitación a tomar cafecito va y viene, la niña piensa que como es de la familia todo está bien hasta que se da cuenta de los requerimientos de este señor, al no aceptar la dejó sin trabajo...y de la familia no?

Andrea dijo...

Es triste, poco igualitario, pero es una realidad, a la que como seres de adaptacion debemos adaptarnos, y promover que las cosas no sigan asi! De todos modos estoy muy de acuerdo con Paradoja humana... la vida social es un ingrediente indispensable, es logico y confiable recomendad o referenciar a alguien conocido dicen por ahi "mejor malo conocido q bueno por conocer" y como se dice vulgarmente "lo malo de la rosca es no estar en ella"

Andrea dijo...

Es triste, poco igualitario, pero es una realidad, a la que como seres de adaptacion debemos adaptarnos, y promover que las cosas no sigan asi! De todos modos estoy muy de acuerdo con Paradoja humana... la vida social es un ingrediente indispensable, es logico y confiable recomendad o referenciar a alguien conocido dicen por ahi "mejor malo conocido q bueno por conocer" y como se dice vulgarmente "lo malo de la rosca es no estar en ella"

Anónimo dijo...

Te entiendo perfectamente, soy una más de los que no posee como aquí se conoce como pitutos (arreglines), porque no soy sobrina de nadie, ni mi familia tiene negocios con nadie de influencia, solo soy presa del azar y este no me favorece, da rabia...