miércoles, 3 de octubre de 2007

Bigotes

La barba y el bigote, al ser casi una máscara, deberían ser prohibidos por la policía. Además, como distintivo del sexo en medio de la cara, son obscenos y por eso les gusta a las mujeres”.
– Arthur Schopenhauer –

Ha crecido silvestremente. El ralo cultivo ya casi cumple tres semanas. Ascendió de categoría al ser un grisáceo bozo rasposo a un incipiente mostacho cerdoso. Y es curioso: no duele al tirar de él como creía; levanta el labio y todo; como a veces pasa…

Los compinches vellos no tuvieron, esta vez, la misma suerte. Ellos, hace más de un año, crecieron de la misma desmedida manera. La barba me cubrió por casi cuatro meses y era una maraña de pelos bordeando mi cara. Al bigote se le negó esa posibilidad, y cada mañana se enfrentaba a la guillotina portátil. Por esa apariencia me convertí en “Don Esteban”, un bonachón jefe que impartía a mansalva órdenes a sus leales Pito y Sirena con la voz más temida de cualquier Avantel.



Esta vez los apodos tampoco han faltado; una reacción burlesca de los más cercanos al cambio. Pero es una experiencia diferente y es interesante ver cómo resulta para mí y los demás. “Carranguero” y “celador de cuadra” han sido buenos apuntes, pero uno me ha inquietado: Don Chinche.

¿Cómo sentiría La Elvia los besos de su eterno novio? Que alguna me lo diga si ya lo han probado. O que alguna lo pruebe conmigo en su boca, en su cuello, en sus senos, en su vientre. Sería agradable sentirlo y hacerlo sentir en el cuerpo de la pareja. El plazo se vence para las interesadas: no sé por cuánto tiempo más tendrá licencia de libre crecimiento.

¿Tiene razón el filósofo?

9 comentarios:

El Marqués de Carabás dijo...

Fui Don Esteban en la vida real, y Adapar lo llevó a la ficción en su caricatura Champiñongo Blues. Los invito a leer la interesante historieta.

K-milo dijo...

Y te ha dado por jugar chance tambien?

ApoloDuvalis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ApoloDuvalis dijo...

El de los pelos es una cuestión de moda. Todos estaríamos peludos como cualquier rudo espartano de no ser por los antiguos egipcios y romanos, a quienes les dio por afeitarse como cualquier metrosexual contemporáneo. Como dejarse los pelos en la cara ya dejó de ser "lo normal" y pasó a ser algo opcional, a las mujeres les dio por opinar al respecto y ahí fue donde nos jodieron a todos.

Ellas se quejan de que la moda las obliga a hacerse la cera en las piernas, pero por doloroso que sea, es algo que sólo hacen una vez a la semana. Para estar perfectamente afeitado como a muchas de ellas les gustaría vernos, hay que afeitarse como mínimo cada dos días. Hay pobres desdichados (seguramente de ascendencia griega) que deben hacerlo dos veces al día para no parecer Homero Simpson a media tarde, pero afortunadamente no es mi caso.

Sobre tu caso particular, no sé tu plan es parecerte a Serpa, pero creo que en el mejor de los casos, creo que esos pelitos te alcanzan nada más para emular a Gengis Khan o algún burócrata chino de la época de Marco Polo.

Tal vez te iría mejor dejándote las patillas y quedar como tu ancestro Pablo Morillo... ja, ja, ja :)

Cristhian Carvajal dijo...

Pago por saber quién se te apunta para la prueba de tu asqueroso bigote... jejejeje... Sinceramente ojalá no te dure mucho el antojo de parecerte a Don Chinche.

Éxitos

El Marqués de Carabás dijo...

De esperar la pruebita, tal vez barba y bigote crezcan tanto como la de Jasper Beardley, el amigo del abuelo Abraham Simpson: http://www.blogdelossimpson.com.ar/jasper-beardley

Igual, ya tengo un abuelo como amigo.

MAREÑA dijo...

mmmmm (carraspera) llevo 35 años junto a una barba y un bigote y "espero" que nunca se los quite....

César López dijo...

Jajajaja... ¡Mareña es lo máximo! muy bueno, claro "Don Adapar" es así.

Bueno, resulta que cuando ví a Darío con ese bigote me eché hacia atrás, con mucho miedo/risa- Pero es costumbre, si quieres quedarte así pués hace parte de un cambio, uno siempre exterioriza ésas cosas. Meza se pintó el pelo, luego se dejó el candado y se sigue quedando calvo. Dentro de poco no será Mezardo si no Roll-on.

Pero bueno. Bien por Darío por tener tanta personalidad, más que los Converse rosados de Aparicio.

El Marqués de Carabás dijo...

He escuchado todos estos días una serie de opiniones que rebotan de un lado para otro sobre mi peludo labio superior (y creciendo) en la dualidad del 'se ve bien' y el 'se ve mal'. A todos los observadores y voluntarios que se han atrevido a dar su opinión, gracias. Sigo probando a ver qué más pasa.

Ayer, por ejemplo, recibí un comentario que cuestionó mi ejercicio de ensayo/error. No es lo que dijo, sino cómo lo dijo: "Se le ve horrible". Sensato, cruel, directo, con mueca y todo. Tal vez porque venía de ella me importó tanto.

Obviamente, no lo quiso probar, aunque yo ya lo hice en mis sueños.