miércoles, 24 de octubre de 2007

Zen-amor-a-uno

En su interpretación más estricta, la mecánica cuántica sostiene que los resultados de un ensayo, por más objetivo que sea, dependen de la experimentación humana. Una idea muy zen: si un árbol cae en el bosque, y nadie está allí para oírlo, ¿produce algún sonido?


Si una mujer no se arriesga a conocerlo/aceptarlo a uno, a probar siquiera una mínima pizca de amistad, ¿cómo validar la existencia pasada-presente-futura del amor?

12 comentarios:

Andrés David dijo...

En su interpretación más estrica (y en todas las razonables que no se vuelven basura de la Nueva Era) la mecánica cuántica se aplica en escalas muy, muy pequeñas. A escalas más grandes, la función de onda colapsa y se pueden usar aproximaciones clásicas newtonianas (o relativistas, dependiendo de las velocidades involucradas).

Así que en la escala donde se desarrolla tu argumento lo que aplica son los viejos principios de Newton. En lugar de meterte por los vericuetos cuánticos, yo recomendaría meditar sobre las tres leyes, en especial la tercera: a toda acción, corresponde una reacción igual y opuesta. Pregúntate entonces qué estás haciendo (tu acción) para que ella no considere siquiera la amistad (su reacción).

Ahí te ves, zkt.

Anónimo dijo...

Medio melancólico, póngalas a competir, así es mejor, que estén detrás de uno y no uno detrás de ellas. DiegoA

M.R. dijo...

Ingeniero, el sonido se genera por el cuerpo que lo produce y no por el receptor, asi q independiente de q alguien este ahi para escucharlo el sonido si se genera.

Eso es independiente de q sepamos como es porq ahi si, si nadie esta presente no se sabe como es el sonido, pero de q se produce se produce.

César López dijo...

Después del comentario de Adapar me quedé sin palabras para opinar, porque lo comparto. Pero ese probar en el amor no vale, casi siempre que se prueba funciona.

Daniel dijo...

Las leyes de Newton...cosa maravillosa. Si queres, también tenés la perspectiva alternativa: Energía. Como está tu energía potencial? será que existe? o no pasa de ser solo una descripción? si existe, porke no se vuelve cinetica? será que te falta el empujón? o será que ella es de las que solo le gusta la potencial elastica?

Que valga la pena el esfuerzo...no perdes nada...ni siquiera energía

Paradox... dijo...

Te repito lo que te dije ahora en otras palabras, grita donde haya gente no en un desierto.

ApoloDuvalis dijo...

Yo diría que el amor, más que un lugar que existe/existió/existirá, es un camino que hay que recorrer, y por definición, no existe a menos que se transite.

Claro, este camino también se puede transitar en solitario... aunque eso sólo lleve a caminar en círculos y sin llegar a parte alguna. Yo en tu lugar arrancaría a caminar, y si en el camino te encuentras con alguien que vaya para el mismo lado, chévere. Sino, al menos ya no estarás en un sitio que no te hace feliz.

El Marqués de Carabás dijo...

El tratamiento de las partículas y la aplicación de las Leyes de Newton se encuentran con la duplicidad de la luz, la energía, y la materia como un problema simultáneo de onda-partícula. De esta manera, según convenga, se opta por uno u otro tratamiento para dar respuesta a los problemas de la Física.

En el amor, las mujeres multiplican el rango a millones de alternativas. Tal será esa dimensión que sólo enfrentarse a una solución ambivalente amor-amistad es confusa. No existe límite definido. Y ni qué decir cuando agregamos la variable 'sexo' al problema.

En fin. Hay que arriesgarse. PROBAR. El ensayo/error seguirá siendo la base del método científico y de las relaciones interpersonales.

Manuel José dijo...

La validación de la existencia pasada-presente-futura del amor no esta dada necesariamente por el riesgo de conocerlo/aceptarlo a uno, lo pueden Validar con Otros !!

Manuel José dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andrés David dijo...

Eso es Darío, no quedarse quieto y si te mueves y te estrellas, pues arrancar otra vez. Lo que dice Meza es muy cierto y me parece muy importante el mensaje oculto allí: primero feliz solo. Si no, no te va a funcionar.

Además, tenés que dejar esa idealización de lo femenino. No son diosas, son seres humanos. Dices que "en el amor, las mujeres multiplican el rango a millones de alternativas" y yo te digo que eso no es exclusivo de ellas. Empieza por ver tus propias complejidades y después las de los demás.

Ahora el lado ñoño:

Darío: lo que dices sobre escoger uno o otro tratamiento depende de la escala del problema. Las mujeres, al menos las que yo conozco, son macroscópicas. Si estás detrás de un romance con alguna princesa nanopigmea es otra cosa.

M.R.: esa pregunta nunca se hace esperando una respuesta física sino una meditación del lugar del Yo en el Universo.

Responderla desde el punto de vista físico tampoco es simple: hay que asumir algo que no están probado (y que tal vez no podamos probar nunca): la existencia de un mundo externo a cualquier observador. De eso depende, en buena parte, que el sonido ocurra si alguien está presente o no.

Anónimo dijo...

hazlas reír... incluso te dan energía