miércoles, 23 de julio de 2008

Re-re-re... re-re-redescubrimiento


1. El agua moja.


2. Una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa.


3. A las mujeres les gustan los hombres competitivos, agresivos, fuertes, imponentes, realistas, compulsivos, autoritarios, poderosos, sexuales, proteccionistas, insaciables, instintivos y que sean machos alfa proveedores de la manada. Los hombres tiernos, amables, amigables, metódicos, prudentes, suaves, bondadosos, sencillos, pasivos, tranquilos, generosos, idealistas, emotivos, sensuales y cariñosos no les son suficientes a su gusto. Y lo disimulan muy bien al buscar el equilibrio.

A ver si algún día aprendo, entiendo, recuerdo y aplico el un-dos-tres de la vida.


8 comentarios:

Rachel_Think :) dijo...

A las mujeres nos gustan los hombres que nos quieran y mucho, en eso ya incluyes lo proteccionistas,compulsivos,insaciables y todo eso que describes..si ese hombre quiere poquito pues todo eso es en esa misma cantidad o menos y aburre, nada de poquito en una relación funciona por eso creo que tienes mucha razón con tu post.

Cristhian Carvajal dijo...

Je je je je... Es que una cosa es una cosa... y los últimos serán primeros... jejeje

Paradoja Humana dijo...

Don Marqués, nos gustan los dos, los primeros para follar y los segundos para criar, eso dice la ciencia. ;)

ApoloDuvalis dijo...

Yo creo que se necesita de ambos. Obvio que los atributos de la bestia macho alfa son los que llaman la atención.

Pero si una vez que la bestia peluda ya está en una relación y no muestra pronto los atributos del compañero tierno, la nena concluye que la cosa no da para una relación a largo plazo y posiblemente se aburra.

Así que es cierto que hay que mostrarse dominante para llamar la atención. Si no lo haces, las candidatas no van a tener la oportunidad de degustar los otros atributos que tienes para ofrecer. Pero eso no significa que haya que cambiar radicalmente de estilo para convertirte en algo que de todas maneras no eres.

El Marqués de Carabás dijo...

Verdades de a puño...

Como la que dictamina que a cada quien le llega la pareja que es...

Anónimo dijo...

Eso que escribes es precisamente lo que buscamos en una mujer: que sea dulce, tierna, muy femenina, seria y fiel.. que le gusten los perros, algo mimada, recatada... pero que se una puta en la cama!! encontrar la combinacion de esto es precisamente el antonimo de tu propuesta.

Ni tan poco que no alumbre el santo... pero tampoco que lo queme.. R. Ch.

Esmeralda dijo...

En el amor desgraciadamente nadie tiene la ultima palabra sin embargo
hay situaciones en la interacción de la pareja en que es insostenible
cierto comportamiento asi sea el más llevadero para otras personas,
solo te puedo decir que el oganismo es más sabio que el intelecto y por lo
tanto es mejor seguir tu sensación organísmica lo más posible para encontrarnos
con lo que llaman nuestro complemento. Suerte en ese encuentro que ojala para ti
sea el más grato de todos.

Anónimo dijo...

Marqués:
NO es necesario que aprendas el 1,2,3 de la vida... solo aprende a observar bien a las féminas... solo vive... así como hasta ahora, como tu pluma, con la intensidad de un macho alfa y la sensibilidad de un poeta (o un escritor o un artista ... ppfff da lo mismo ... sensibilidad al fin y al cabo