miércoles, 17 de febrero de 2010

¿Todo por vender-se?

En las clases de mercadeo de la universidad me dormía sin mayor vergüenza. Tal vez si me hubiera interesado en ellas, vendería mejor mi imagen personal y profesional, y me ahorraría así el consejo que me repiten como frase de cajón: para conquistar a una mujer hay que mercadearse, venderse.

Decir que la publicidad es engañosa es redundante. Las hiperbolizadas imágenes que crea tienta nuestras expectativas y manipula escabrosamente nuestro parecer y sentir. Y caemos. Una y otra vez, caemos.

Dos casos en la radio colombiana, dos imágenes auditivas que trataré describir.

A un señor lo acaban de despedir de su trabajo y llega a su casa buscar a su esposa. Ella está en el baño dándose una ducha mientras él le cuenta lo sucedido. Se escuchan unas risitas, entendiéndose que han comenzado una improvisada escena de amor. Lo siguiente que se oye es: “si tu vida sexual está bien, lo demás no importa”. El producto de Boston Medical Group termina su comercial con unos gemidos sensuales: “Uhm, mi amor…”. ¿Por qué utilizan a la mujer para manipular el ego del hombre únicamente a través de su rendimiento sexual? ¿Por qué la hacen parecer como la víctima de este drama de género y recae sobre el hombre toda la responsabilidad de su desdicha?

Una niña de unos seis años le hace preguntas a su papá sobre las cosas que le rodean. Por ejemplo, “Papi, ¿de dónde crece el pasto?”; y así otras más. Luego le pregunta: “Papi, ¿tu pagas impuestos? En el colegio aprendí que los impuestos son parte de mi futuro”. El compromiso al que nos invita la DIAN con su propaganda radial termina con: “Papi, ¿a ti te importa mi futuro?”. ¿Por qué a una niña le ponen palabras en su boca que no comprende en su contexto a través de la más paupérrima angustia existencial? ¿Por qué obligar a responder afirmativamente, a la que se supone nuestra hija, para que de carambola recordemos nuestro deber de pagar impuestos?

Hay cosas que rayan en el límite.

Lo mejor es no caer. Y si se cae, lo mejor será levantarse antes de que lo compren a uno.

.

3 comentarios:

ApoloDuvalis dijo...

Esos comerciales son de la misma calaña del de "no cultives la mata que mata", que apela a la manipulación emocional descarada. Es antiético independientemente de qué tan loable sea el objetivo que persigue (en ese caso, conscientizar sobre los efectos secundarios del narcotráfico).

Pero bueno, así es la publicidad. Mientras no digan de frente una mentira y sea efectivo en producir el efecto deseado, todo el mundo mira para otro lado. Lo malo es que alguien que no esté acostumbrado cae redondito, como cuando uno va a Estados Unidos y se ve sometido día y noche por todos lados a un bombardeo publicitario que acá apenas se alcanza a medio sentir. Los gringos ya saben que casi todo lo que se anuncia es exageración o mentira, pero no es el caso de quienes no estamos habituados.

Daniel Restrepo dijo...

Al igual que todas las historias publicadas, muy interesante. Aunque me ha parecido más corta que las demás, tiene bastante contenido del cual uno se pregunta ¿por qué?, una duda que surge por los diferentes casos que se muestran en esta lectura.

LF dijo...

Interesante y real, no sé si ya le habia escrito. El tema de la publicidad es tenaz, desde ahora le he ensenado a mis hijitos lo que a mí me toco descubrir ya pasadita de años... Jejeje...