miércoles, 15 de septiembre de 2010

Atrapé al gato



Tantas cacerías literarias me dieron la habilidad para atrapar a un gato virtual, siguiendo mi manual sobre cómo atraparlos en la realidad.

Es simple: hay que cercar al gato dando click sobre los círculos verdes claros, mientras el inquieto felino huye de la barrera de color oscuro que uno construye afanosamente.

Abrí el link que Mareña me envió (con recomendación de fiabilidad y entretenimiento) y desde el primer intento ya pensé que había, irónicamente, gato encerrado: no parecía tener solución. El negro minino tiene seis alternativas fugitivas, cinco si marco una de ellas, mientras que yo sólo tengo una opción en el primer movimiento.

Con la decisión de una gallina y la perseverancia de un caracol, comencé a acumular fracasos en la pantalla hasta que el azar (y algo de lógica) me dieron la victoria sobre el miau. Atrapado quedó como un ratón en ratonera.



¿Y qué pasó? El juego volvió a comenzar. Y lo volví a atrapar.




Feroz, yo.

.

4 comentarios:

Lúthien dijo...

Bueno, parece ser que no todos los gatos son escurridizos o por lo menos no éste :D

Acbb - ñauuu dijo...

También lo atrapé!
Divertido jugar con él, es gato negro, será gato de bruja o será "gato brujo"? escurridizo y todo, se pudo atrapar.
Gracias!

ApoloDuvalis dijo...

Súper enviciador. Lo peor de todo es que mucho antes de que la partida termine ya uno sabe que es imposible que logre cortarle el paso al gato.

MAREÑA dijo...

SEgui todos tus pasos, me inventé muchos, soy sincera ¡NO PUDE! el hijuemadre encontraba siempre un hueco.