miércoles, 8 de septiembre de 2010

Perros lectores

Nunca se pinchó la cola. La gata evitó las pencas de cactus llenas de espinas con que estaban atrincheradas las más bonitas matas de mi casa. Se equilibraba al filo de los maceteros para orinar la tierra, haciendo caso omiso (es redundante en un gato decir esto) a los castigos con periódicos enrollados de la dueña de los jardines de barro. La lucha con mi mamá fue hasta la muerte realmente: a Kissy se le acabaron primero las vidas del juego felino.

De un tiempo para acá, florecieron botellas PET llenas de agua en los jardines externos de las casas de barrio, más por inercia popular de Vicente que por conocimiento pleno de su funcionamiento. Creo que esto puede llegar a la categoría de leyenda urbana: un perro se refleja distorsionado y decide no levantar la pata o sentar su trasero en el sitio y seguir hasta el siguiente árbol. ¿Efectivo? Tanto como las tres papas crudas peladas y proféticas debajo de la cama la noche de año viejo.

¡Pero esto sí es nuevo! Mensajes como los SMS de celulares o los trinos de Twitter en la web pero para perros lectores, sean callejeros o domésticos, con instrucciones para él o su amo sobre dónde hacer sus necesidades, escritos con buena letra sobre piedras valladas en los antejardines.








Como para que pase un curioso gato por allí, lo lea, le tome una foto, y pierda una vida de la risa con el perridículo mensaje…

La gente es ‘la cagada’, ¿no?

.

5 comentarios:

CORDON UMBILICAL dijo...

Ahora pienso que tal vez sea más fácil enseñar a los perros a leer que educar a sus dueños.
A lo mejor no es efectivo, pero tanto va el cántaro al agua que por fin se rompe.Es posible que como original perrada influya en algo no crees? Es más si funciona cuentame por favor para aplicarla en algunas vías de mi barrio.

Acbb - ñauuu dijo...

Por lo menos son admisibles los mensajes para los amos, pero el mensaje directo para el perro si es novedosamente ridiculo. Y hasta le subrayo el NO, como si el perro además de leer, supiera de PNL. Gracias me divirtí mucho hoy con esta edición de El Marqués, que a simple vista dista de la razón felina de tu blog.

MARÍA POLICARPA dijo...

Yo vivo en un condominio y créeme que aún así hay vecinos que se hacen los pendejos y no le limpian al perro las cochinadas que hace... los niñitos van y juegan pelota al prado y resultan con los zapatos embarrados o con la pelota.
Esa es la cultura incorregible del colombiano.

Nelson Castellar dijo...

¿Cómo así?

Si siempre El Marqués sólo tuvo una MARCADA Y MUY DEFINIDA FELINA inclinación, ¿y ahora nos resulta también con CANINA observación?

MAREÑA dijo...

jeje no había visto esta entrada, todos tienes razón pero la mejor anécdota es esta: tengo una vecina que saca sus perritos, muy lindos ellos, hacen sus necesidades y ella con bolsa en mano y papel higiénico, se hace la que recoge pero naaaada, no lo hace y luego limpia a sus caninos con papel higiénico húmedo, los vecinos en días anteriores la felicitaron porque es la única que recoge los residuos perrunos ¿Qué tal ahh?
Marqués los mensajes que te envío me los devuelve!!!