jueves, 15 de mayo de 2008

A los profes

En 1999 escribí "CartAcróstico", texto publicado con motivo de la celebración del día del profesor en la Universidad. Nueve años después lo presento y lo celebro nuevamente hoy.

A quien corresponda:

Por medio de la presente quiero expresar pensamientos y sentimientos que surgen desde los diferentes pupitres donde mi tiempo se ha sentado con la razón, para ser partícipe activo del proceso enseñanza – aprendizaje que sólo terminará el día en que mi misión cambie con la muerte.
Retroalimentar las situaciones en las que entramos en conflicto cuando uno de los dos no reconoce el valor del otro, es una necesidad fundamental para el mejoramiento continuo de nuestra existencia, pues ¿de qué sirve el proceso si no fortalecemos sus debilidades?.
Organizar su plan de trabajo no significa tener que cumplir con un programa rígidamente predeterminado, con la inútil intención de calificar mi desarrollo intelectual en escalas numéricas; el proceso debe ser flexible pues ya es hora de que la solemnidad de su título como profesor se transforme.
Fomentar la creatividad en la búsqueda de soluciones factibles ante problemas tanto de su materia como de la vida misma, es uno de los diversos espacios que deben crearse en su clase como una herramienta motivadora de cultura, diálogo, discusión y respeto por el otro.
Estoy convencido de que su función no es sólo transmitir información veraz sino también despertar en nuestra mente criterios racionales y emocionales, que sirvan como parámetros para gozar nuestra libertad intelectual con una responsabilidad personal y social a través de nuestra profesión.
Ser congruentes en la teoría y práctica conlleva a cumplir mis expectativas de la temática, que en el tablero y con tiza, pretende trascender en mi vida más allá de las puertas del aula de cualquier institución educativa.
Otros canales de comunicación entre los dos deberían establecerse para que el buen trato sea un elemento constructivo de nuestra relación interpersonal, pues qué bueno es saber que la mutua asertividad brinda la atención y la percepción de nuestra realidad.
Recuerde que en nuestra memoria perdurarán tanto sus enseñanzas, aprehendidas por nosotros, como su ejemplo motivador de ser cada día mejores; y sobre todo la tranquilidad de saber que fuimos, somos y seremos compañeros y amigos de un mismo salón.

Atentamente,

Yo

Posdata: Gracias por compartir lo que desconocemos hasta que nos conocemos y acepte mis disculpas por los momentos en que su paciencia sobrepasa los límites de su vocación.

Hay cosas que no han cambiado, como la pertinencia del mensaje y la importancia de la postdata Qué ñoño...

A todos los profesores, que lo son o lo aparentan, gracias y felicidades.

6 comentarios:

O. A. dijo...

Siguen vigente tus palabras y sentir. Gracias, eres muy especial.

M. C. B. dijo...

Esta muy bonito y argumentado el acrostico.

Saludos,

AlbaLi dijo...

Gracias por ese mensaje tan sabio.
Un abrazo.

César López dijo...

Pillá que en la Javeriana me dieron un maletín por profesor! Jajjaa. es por joderte la vida.

Muchas gracias, ñoñín!

MAREÑA dijo...

Mi amiga profe aquí junto a mí dice: ¡qué lindo! alguien con unas palabras de aliento para nosotros, yo lo leí detalladamente y creí no poder terminar, dice cosas muy ciertas, pero no tenías nada más qué hacer ese día?

Paradoja Humana dijo...

Parece que este post fue especialmente dedicado a algunos. Les hiciste más bonito el día.