miércoles, 24 de septiembre de 2008

Perreo

Lluvia dorada

El perro le daba vueltas, desesperadas vueltas, a la perra que estaba en calor. Pero ella, a pesar de su disposición natural, no quería, ¡y punto! Los gruñidos y mordiscos con que ahuyentaba a su aparecido amante no funcionaban, así que para evitar otro intento de monta ella optó por echarse al suelo. Dejó al perro como el ternero, pues ya ni su mojada nariz se acercaba al objeto de su deseo. Después de una larga des-espera, él se cansó de rodearla y, colérico, se dejó llevar por la peligrosa combinación del enamoramiento y la frustración: una vuelta más para buscar la posición exacta, un último ladrido como ruego final, una pata levantada rápidamente y un chorro de orina cálido para su fría amada. Aterrada, acostada, ‘miada’, ni así se levantó, y el muy perro perro siguió su camino.

¿Un buen polvo?

Una escena curiosa es ver a una manada de perros en la calle detrás de una perra que huye de sus furtivos parejos. Pero una escena más curiosa es ver a una perra y a un perro unidos por la consumación del acto. ‘Pegados’ por sus traseros, formando una extraña criatura de dos cabezas. Es la caricaturización exacta de que el sexo ata las almas de dos enamorados, de cualquier raza, en cualquier momento, en cualquier lugar. ¡Ayayay!, para ambos. Se quedan enganchados por sus genitales, y cada tanto, ambos intentan halar para su lado. La gente que pasa, sonrojada de ver “esas cosas de animales”, los aguza a separarlos, pero duele tanto, ¡tanto!, que prefieren, o mejor, les toca, seguir así, con más dolor que placer. Sus ojos, antes excitados, ahora se muestran adolecidos, esperando que alguna nueva contracción fisiológica les dé alas a su amor y los libere. El tiempo ¡sí que les pasa! cuando están juntos. Esa noche los humanos, con la misma arrechera de la perruna pareja, no pichan sino que “hacen el amor”.
.

6 comentarios:

Guillermo Alvarado dijo...

Apoyo la frase jocosa de "cosas de animales" cuántas veces en nuestro desencanto por alguien nos sentimos tan "humanos" que terminamos matando el deseo y el amor se nos adormece ante el implacable fuete de la costumbre.

Guille.

César López dijo...

Muy buena analogía, un caso bastante cotidiano pero no me había puesto a pensar lo que les pasará por la mente a los perros pegados, ponen cara de ¡PLOP!. La otra es la de las parejas que se dice están "encoñados", es similar, ¡lo juro!

Anónimo dijo...

La verdad el texto no me gusto..me parece que la expresion del autor no es correcta con lo que quiere expresar.....

Guillermo el amor y el deseo deben ser uno solo....!!!

Licuc dijo...

Después de leer unos cuantos artículos de Helen Fisher y basada en experiencias propias me queda la certeza de que el sexo no une las almas, al menos no con amor, a veces se tira, a veces se hace el amor, como bien haces en discriminarlo.

Erikita dijo...

nada nos separa de la animalidad, sólo somos una especie diferente con los mismos impulsos, instintos y deseos para sentir placer. y como buena perra !que viva el perreo¡

Ponette dijo...

Odio, detesto y aborrezco ver a los perros en esas! causa en mi no se que...mi primer perro murió virgen y la que tengo también lo hará por que no lo soporto. Me imagino que ira ligado, a algún síntoma de histeria freudiana debo tener por ahí. . Mi perspectiva de los perros es que son como hijos, los que no les acepto un crecimiento y una maduración sexual. Espero que no me pase lo mismo con mis hijos.