viernes, 13 de noviembre de 2009

¡Feliz año!

¿Cómo celebrar los 16 años?

Richard, José Miguel y Jairo, amigos de colegio y de barrio, compraron de sus menesterosos bolsillos una botella de whisky (medianamente fino, supongo; no puedo recordar la marca) para festejar mi cumpleaños. Era especial no por la marca sino por el detalle, como todos los regalos. Uno de ellos tenía su apartamento solo, así que la cosa pintaba bien, como para inscribirnos a AA. Me imagino llamaron a algunas amigas (de ellos, valga la aclaración) para que fueran también.

Cuando abrí la puerta de mi casa esa noche, mi tos ahogadamente flemática los saludó. A duras penas podía respirar. Era impresionante el malestar de la gripa en mi nariz, oídos, laringe, faringe, pulmones y demás. Y claro, Doctora Mami ya me había clavado en mi abullonadita nalga una inyección de Penicilina, no sé de cuántos millones de unidades, pero era de esas que le deja la pierna encalambrada unos dos días.

No podía tomar licor.

Las moneditas y billetes de mis amigos que sumaron para la botella, regresaron alcoholizadas a mis amigos. A pesar de su insistencia la celebración, conmigo, no podía darse. Ellos se fueron de rumba, y no creo que tristes por mi ausencia sino felices de sus mayores bocanadas.

Hoy, otra vez y 15 años después, la gripa está en mí, me posee, soy suyo, estoy en sus manos. Y claro, no hay botella de whisky ni amigos de la infancia para festejar.


En la astrología, el año nuevo (lo que para todos los occidentales se celebra el 1 de enero y para los orientales el 14 de febrero, en 2010 o en el Islam, el 18 de diciembre de 2009) se celebra el día del cumpleaños, por aquello de la carta astral y todo lo demás.

Así que, a propósito de mi hace-un-año-artículo, ¡Feliz treintaidosavo año!, con "El hijo ausente" de Pastor López como música de fondo:

"Otro año que pasa y yo tan lejos, otro CUMPLEAÑOS sin ver mi gente.
Madre yo te pido humildemente, que en el año nuevo me recuerdes.

Que en la mesa pongas un lugar, para el hijo que no ha de llegar,
y aunque yo no esté para brindar, mi copa esté siempre a rebosar.
Y al llegar la media noche, cuando risa y llanto se confunden en la gente,
mándame un abrazo fuerte, y pídele a todos los presentes

Vamos a brindar por el ausente, que el año que viene esté presente.
Vamos a desearle buena suerte, y que Dios lo guarde de la muerte".

.

7 comentarios:

La ReiNa Roja dijo...

Feliz cumple, sé que se siente estar lejos de casa en esta fecha, así que toma abrazo bien grandote, pásala deli donde estes y se te espera en unos días en Pasto para la celebración.

Abrazote

ApoloDuvalis dijo...

Ja, ¡feliz cumpleaños! Espero que la gripa se te pase pronto para poderte invitar al menos a una cerveza.

MAREÑA dijo...

ayyy juemíchica!!! ya pasó un año cuando querías celebrar anticipadamente? Noto mucha nostalgía por estar ausente pero depende de ti el pasar muuuuuuuuy chévere, aunque estés con gripa. Deja de quejarte y a celebrar se ha dicho.

Anónimo dijo...

Hola Dario. FELIZ CUMPLEAÑOS, atrasadito pero FELIZ!

Un abrazooooote y que la gripa se vaya pronto para que no dañe los festejos

Albita

Cristhian Carvajal dijo...

FELIZ CUMPLEANOS GATO APESTADO...
Espero que el "juguito" de naranja y el pastel de pollo hayan servido para festejar...
Un abrazo...

Jessica Paola dijo...

¡Chanfle! puta gripa de mierda... ¿por qué no podemos elegir el día y la hora para efermarnos?... en todo caso, mis condolencia parcero, pero ánimo que este nuevo año de vida, a penas y comienza, habrán más botellitas, ¡qué digo!, garrafas pa'destapar y aquí una nueva parcera que se le apunta a la gran celebración, tu vida.

Un beso enorme y gracias por existir Recalde.

P. D. No sé, pero me encanta pronunciar tu apellído.

Jessica Paola dijo...

...a propósito de tu pregunta -¿qué tal acompañada?, en mi escrito: será- me reí muchísimo con ese comentario, gracias por leerme, gracias. Acompañada... mmm aún no sé, la experiencia no se aproxima.