miércoles, 21 de julio de 2010

Clasificado de película


No sabía si reír o llorar cuando encontré este cartel en el ascensor del edificio.



Reír, porque me imaginé a Woody realmente en tercera dimensión tratando de volver al cuarto de Sebastián.

Llorar, porque pude sentir la noble esperanza de Sebastián de querer jugar de nuevo con su querido juguete.

Revisen por favor si sus Woody están marcados en la suela de la bota con un nombre diferente al suyo. Hay recompensa por si alguien está esperando algo a cambio.

Pasa en las películas, pasa en la vida, ¿pasa en un conjunto residencial?

.

9 comentarios:

Cristhian Carvajal dijo...

Jejejeje
Pobre Andy Caleño... Ojalá encuentre su Woody.
Un abrazo

MARÍA POLICARPA dijo...

:( me dolió... reviviste uno de mis traumas de niñez, pero a mi me pasó con un perrito tacita de te.
Un saludo :)

Lúthien dijo...

Mis mejores deseos a Sebastián en su búsqueda. Ojalá que lo encuentre.

MAREÑA dijo...

Juepucha, ayer precisamente vi la película (por acompañar a mi hija) y terminé cpn el corazón arrugado, lo planché y ahora vuelves tú y lo arrugas, no hay derecho. Colaboración de todos los vecinos para ayudar a encontrar a Woody.

Ivonne dijo...

Espero que la persona que se encontró a Woody sea tan noble como Sebastián y lo devuelva.

Carlos E dijo...

Lamentablemente en nuestra maravillosa cultura heredada de nuestra "Madre" patria, todo con lo que usted se tope en la calle, no tenga el dueño a su lado (o a la vista) y usted tenga la fuerza para llevarselo... ES SUYO!!!
Recuerdo en mi unidad de cuando en cuando mi hija dejaba caer un juguete por la ventana y cuando bajabamos por él, ya se habia evaporado... uhmm no lo habia considerado, pero sera que los juguetes si tienen vida y salian corriendo???
Buena suerte Sebas, tambien hay gente que sabe respetar.

Juanita R M dijo...

que tragica historia....y mas aun estando en mi propia TOY STORY3...
ESPERO con toda el alma que sebastian encuentre a su amado y fiel amigo

Anónimo dijo...

Me enterneció, felicito a la persona mayor que le hizzo ese favor a Sebastián, supongo que no soportaba verlo llorar y le hizzo ese cartel, muy ingenioso, para que vea que no sólo Se busca a falsificadores, matones, hampones, mascotas o celulares...tambien hay derecho a buscar Un Jueguete!

pd: en un futuro Sebastián como pasa en la espontaneidad de la web se topará con esa foto del cartel y ahi si que lo demolerá la nostalgia, no te parece?

atte, almaluz.

ApoloDuvalis dijo...

Huuuy, pobre Sebastián. Recuerdo cuando a Calvin se led perdió Hobbes y la tira no fue cómica sino realmente dramática por esos días.

Ojalá aparezca.