miércoles, 11 de febrero de 2009

Sexo "In stereo (where available)"

Una duda: si uno va a un motel y en la habitación vecina hay una pareja que expresa “su amor” a todo pulmón, ¿uno debe comprender la situación, el momento y el lugar y ser prudente e ignorar el suceso? ¿O solicitarles que “guarden compostura” directamente con un grito o una amable petición, o indirectamente a través de la administración?

Interesante...

Tal vez sería momento de considerar conceptos como tolerancia, aceptación, ponerse en los zapatos (en las sábanas) del otro, o recordar un viejo refrán: al pueblo que fueres, haz lo que vieres, y alegrarse de que no haya un letrero que prohíba las exclamaciones de placer.

Después de un pesado día de trabajo en mi viaje, lo único que yo quería hacer era descansar. Un discreto "H"otel fue el elegido, y a eso de las once de la noche ya estaba dormido.

Media hora después, los jadeos del vecino de cuarto me despertaron en su esfuerzo por alcanzar el clímax; de ella no se escuchaba nada. Cuando se acabaron, fueron reemplazados por el sonido del televisor a bajo volumen.

Mi apurado sueño volvió.

Casi a la una de la mañana otra vez el tipo se escuchaba agitado, creo que hasta con vaso, cumpliendo con su papel de macho alfa; ella ni siquiera respiraba. Como el escándalo de él y de la cama no duraron mucho y lo que siguió fue los cuchicheos de ella, sólo fue un sobresalto a mi descanso.

Y mi necesitado sueño volvió.

A las 5:20am me desperté de nuevo porque el convulsivo amante comenzó otro ataque de epilepsia sobre su amada, cuya faena duró unos minutos más que las veces pasadas. Y ella, ahora sí, exclamó un suave, sensual, verdadero, profundo, corto, satisfactorio, lubricado, tierno y erótico “¡aaeijh!”… Lo único que siguió fue el sonido del sanitario y el canto de las aves de la mañana.

Di vueltas y vueltas mientras reía pensando en la cara de hueva que tendría el tipo y la cara de teta que tendría su amada luego de haber coincidido juntos en ese anhelado gemido. Eso es muy bonito… Mis ojos querían acurrucarse con la perecita del trasnocho, pero ya amaneció del todo y decidí levantarme. Tomé un baño, me arreglé, salí a tomar el tinto que el hostal ofrecía a sus visitantes y regresé a lavarme los dientes y sacar la maleta.

Y efectivamente, ahí estaban de nuevo, haciendo rechinar las tablas sin mayor ritmo que el de sus corazones.

¿Qué deberes o derechos justifica una escena como esa? ¿Qué se les puede decir sin envidia?

¡Que lo disfruten!

.

8 comentarios:

Adrianhyta dijo...

Jajaja... Si uno va al motel va a lo que va... no para fijarse que hace el otro...

Y si hace mucho ruido, pues cambia de habitación... igual tú lo vas a hacer o más...

Si vas a un motel, es como si fueras a un restaurante y te molestara que los de al lado comieran...

Yo he dormido en habitaciones donde mi compañera de cuarto está con un tipo... y uno tratando de dormir porque tenía que madrugar...

afiguer dijo...

En lugar de ponerse en los zapatos del otro o sábanas como dices, hay que ponerse en el lugar del pene del tipo. Una vez erguido, no hay quien lo detenga!
Saludos
afiguer

ApoloDuvalis dijo...

Pues si me he de trasnochar, prefiero que sea haciendo el ruido que padeciéndolo, je, je, je :)

LSP dijo...

JAJAJAJJAJAJAJAJA...
ME HICISTE ACORDAR: HACE UN MES MIS VECINOS DEL 4 NO ME DEJABAN DORMIR... JAJAJAJAJAJJAJAAJ

PERO ERA LA VIEJA Y LA CAMA... JAJAJAJAJAJA...

MAREÑA dijo...

mmmm pues todos tienen razón, sin embargo mis vecinos, en especial mi vecina bramaba como una vaca a la madrugada cuando todo era silencio, al principio le da a uno risa pero pasado un tiempo y cada vez más fuerte por Dios se oía por todo el sector, qué "pulmones" y uno queriendo descansar...levantándose trasnochado por culpa de otros...

Carmen Posada dijo...

Yo no sé, ya no me acuerdo cómo son los moteles... Pero creo que si uno va a un motel lo más probable es que algo por el estilo suceda y qué vaina! Tocó relajarse y disfrutarlo!!!

:-P

Licuc dijo...

Prefiero ser la protagonista que la "víctima" de los sentidos.

Ya te llegará el momento Marqués.

Anónimo dijo...

Lo mejro del texto y los comentarios estan en: "ya no me acuerdo cómo son los moteles"...
es el mejor chiste del dia..... Asi de mal se paso ahi?
no se acuerda de ningnua de las victimas?? asi de feos eran los sitios? en tantas ciduades ha vivido?? alguna vez ha visitado uno..? esto es super tipico en latinoamerica..SERA QUE NO ES LATINA? ...que novios mas pobres Dios mio!!