miércoles, 30 de abril de 2008

101

101… ¿Dálmatas? ¡Bah!

101 ‘entradas’ en mi bitácora personal. 101 escritos y fotografías publicadas a la fecha en este Blog.

El miércoles 7 de septiembre de 2005 publiqué mi primer artículo, “De verdades y mentiras”, y luego, dos escritos en seis meses después, presenté lo que sería el derrotero de esta bitácora: “¿Qué y/o cómo?”.

A partir de ahí me propuse publicar una columna semanal cada miércoles, día escogido por haber sido el día que publiqué originalmente, y también por la relación lingüística con Mercurio, dios de la comunicación en la Mitología Romana. Además, es un buen día para que los lectores tengan tiempo de leer mi mensaje en la bandeja de entrada de sus correos electrónicos entre semana.

Y he cumplido. Bueno, en un par de ocasiones he publicado un día no-miércoles, pero no creo que los dioses se pongan celosos por mi cambio en la agenda. Y espero seguirlo haciendo. Ha sido productivo el ejercicio de disciplina sistemático en el desarrollo de los gustos personales y las habilidades artísticas. La pintura y la fotografía siguen esperando su turno.

El Marqués de Carabás es un diario (semanario, sería la palabra correcta) con algo de periodismo y narrativa literaria, donde reflexiones individuales se socializan para el conocimiento y el entretenimiento de sus lectores. Su objetivo no es cambiar al mundo sino reconocerlo a través de las cacerías del gato.

Sobre esto, una nota: la idea de la cacería es una alusión a lo que mi gato hacía cuando cazaba una torcaza en la cuadra. Su presa la llevaba a mi cuarto, a mi cama, donde yo la vería con seguridad, porque eso significaba (en general, para cualquier dueño que antropologiza a su mascota) la gratitud, la ofrenda, el regalo que compensaba las atenciones que yo procuraba para él. Así, mi observación y mi creatividad cazan para mí lo que yo trato de cazar para ellas con lectura, la reflexión y el diálogo con otras personas sobre temas comunes o no para el resto del mundo.

Desde su creación la lista de correos electrónicos de lectores ha crecido lentamente, un poco más de 200 personas a la fecha. Resulta fácil copiar la lista de interminables destinatarios de Spam que manda cualquier fulano para re-re-re-reproducir mis escritos, pero hasta ahora creo que ese no es el medio para darlos a conocer.

Horas de reflexión personal en que la improvisación y la planeación se dan la mano muchas veces para dar a luz nuevas marquesadas, son resumidas en artículos de más o menos 340 palabras, acompañados por imágenes propias que ilustran o son la fuente de los mismos escritos.

Más aventuras del gato y su amo llegarán. Y con ellas, la convicción de la libertad, la alegría, la tranquilidad y el amor. A todos los lectores (853 registra el contador de visitas de mi perfil, sólo al perfil) muchas gracias. Invitados siempre a compartir nuevas oportunidades de conocer lo que nos rodea y a nosotros mismos, con la certeza de una curiosidad insatisfecha, la esperanza de una sonrisa y algo de buena fe en los terrenos de Carabás.

Transformación.

Juego.

Imaginación.

Confianza.


Miau…


Los más comentados:

"Chao bigote" y "Zen-amor-a-uno"

El más sensato:

Intercambio

El más preguntón:

Urbano

El más ñoño:

Amar es corporeizar

El más felino:

La vida, como debería

El más enamoradizo:

Y tú sin mí

El más apasionado:

Simplemente Lo

El más de malas:

Infracción 77

El más sentido:

"No 'exijo una explicación'"

Una historia:

Bajo un árbol la encontré

Una foto:

Mojadita

Una denuncia:

Hipótesis

Uno cualquiera:

No siempre los gatos caen de pie

5 comentarios:

ApoloDuvalis dijo...

Me gusta la analogía de la cacería y estoy de acuerdo con que la creatividad hay que nutrirla.
Felicitaciones al Marqués.

Guillermo Alvarado dijo...

Felicidades Marqués... siga trayéndonos torcazas

AN.Diseño dijo...

Felicidades Darío... gracias por cinco minutos de reflexión semanal... que no decaiga

Majoso dijo...

Mi hermano.... sigue así.... cuidado con la rabia pa' que celebremos la cacería 1001

Paradoja Humana dijo...

Yo no soy muy amiga de los aniversarios pero me parece que poco a poco entiendo su función, la de ser rituales de paso entre una etapa y otra, así que bien por esta celebración.